FANDOM





D letter.pnge 368 a 389 de la Tercera Era: estratega y conciliador
L letter.pngas primeras décadas del reinado del emperador Uriel se caracterizaron por la expansión y consolidación del Imperio, especialmente en el este, en las zonas de Morrowind y Ciénaga Negra, donde su poder estaba limitado, su cultura era débil, y las tradiciones y costumbres de los nativos estaban muy enraizadas, por lo que sus habitantes se negaban a ser asimilados. Durante este periodo, Uriel encontró un firme apoyo en su consejero Jagar Tharn, mago guerrero imperial que, además de poderes arcanos, le proporcionaba muy buenos consejos.

Su matrimonio con la princesa Caula Voria no fue tan idílico. Querida y admirada por su pueblo, la emperatriz deslumbraba por su belleza, pero, en el fondo, no era más que una mujer arrogante y ambiciosa. Se sirvió de su feminidad para atrapar a Uriel, que pronto comprendió su error y empezó a detestarla. Se odiaban con saña y buscaban la forma de herirse mutuamente, aunque las verdaderas víctimas de la infeliz pareja fueron sus hijos.

Uriel tenía una mente inquieta y grandes ambiciones, por lo que enseguida superó a su maestro en las artes de la diplomacia y la intimidación, como demuestra el éxito que obtuvo cuando cooperó con la Casa de Hlaalu para introducir la cultura imperial y el desarrollo económico en Morrowind. Sin embargo, también era orgulloso y excesivamente confiado. Ocultándose bajo una inofensiva apariencia de mentor que se había visto superado por su discípulo, Jagar Tharn henchía la vanidad de Uriel para ganarse su confianza. Después lo traicionó y lo aprisionó en Oblivion mientras que, en secreto, usurpaba el trono imperial.


D letter.pnge 389 a 399 de la Tercera Era: traición y prisión
P letter.pngoco se sabe de la experiencia que vivió Uriel mientras estuvo atrapado en Oblivion. Según dice, lo único que recuerda son interminables recorridos a pie salpicados de pesadillas. Cree que estaba sumido en un sueño sin noción alguna del paso del tiempo. Afirmó públicamente no guardar recuerdo alguno de los sueños y pesadillas que tuvo durante su confinamiento. Aunque en posteriores testimonios, piedra angular de esta biografía, el emperador ha descrito algunas de sus pesadillas más frecuentes que, según sus propias palabras, son muy similares a las que había sufrido en Oblivion. No es que se niegue a hablar del tema, más bien es incapaz de describir lo que le ocurrió.

De lo que no cabe duda es de que esta vivencia le cambió profundamente. En el año 389 de la Tercera Era, Uriel se caracterizaba por su juventud, orgullo, energía y ambición. Cuando lo rescataron, volvió envejecido. Al recuperar el trono durante la Restauración, se tornó un hombre serio, paciente y precavido. A diferencia de la línea que siguió en su juventud, atrevida e incluso impulsiva en ocasiones, su nueva política reflejaba su pesimismo y actitud conservadora. Uriel justificó este cambio como una reacción y rechazo a las recomendaciones y enseñanzas de Jagar Tharn. Su exilio le desgastó tanto física como mentalmente, aunque siguió conservando su astucia y adaptabilidad.

La excelente trilogía de Stern Gamboge, Biografía de Barenziah, recoge con todo detalle la crónica de cómo Tharn suplantó la identidad del emperador mágicamente, de cómo la reina Barenziah desenmascaró al impostor y del papel que jugaron el rey Eadwyre, Ria Silmane y su adalid en la reconstrucción del Báculo del caos, la derrota del renegado mago imperial y la restitución de Uriel en el trono. Con objeto de no prolongar la lectura demasiado, se resumirá brevemente lo acontecido. La mala administración y la negligencia de Jagar Tharn en los asuntos del reino provocaron un declive económico, lo que propició que varios reyes y nobles insignificantes desafiaran la autoridad del Imperio, y que algunos gobernantes locales tanto en el este como en el oeste se levantaran disputándose la tierra y los derechos soberanos.


D letter.pnge 399 a 415 de la Tercera Era: Restauración, Milagro de la paz y Páramo de Vvarden
D letter.pngurante la Restauración, Uriel Septim reemplazó sus anteriores tácticas militares y diplomáticas por la manipulación encubierta, para lo que se sirvió de las diferentes secciones de los Cuchillas. Los métodos empleados y los objetivos perseguidos por el emperador durante este periodo no podrán aclararse hasta que no se divulgue el contenido de sus diarios, algo que no ocurrirá hasta su muerte, y cuando ya no sea necesario mantener oculta la identidad de los agentes de los Cuchillas. Cabrían destacar dos acontecimientos que evidencian la eficacia de las sutiles maniobras de Uriel: en primer lugar, el Milagro de la paz, conocido popularmente como la Deformación del oeste, proceso por el que la miríada de reinos perennemente enfrentados de la bahía de Iliac pasaban a convertirse en las regiones de Páramo del Martillo, Centinela, Quietud y Orsinium; en segundo lugar, la colonización de Páramo de Vvarden, llevada a cabo gracias a las hábiles maquinaciones del rey Helseth de Morrowind y Barenziah, la reina madre, quien consiguió acercar la cultura imperial a Morrowind.


D letter.pnge 415 a 430 de la Tercera Era: la Paz dorada, corte del rey Helseth y los Nueve Divinos del este
T letter.pngras el Milagro de la paz (descrito en profundidad en el ensayo de Per Vetersen, Salto de la Daga: Historia contemporánea), el Imperio conoció un periodo de paz y prosperidad similar al de los primeros años del reinado de Uriel. Una vez incorporadas las provincias del oeste y las tierras centrales, Uriel volcó toda su atención en el este, en Morrowind.

Utilizó a su favor los conflictos internos derivados de la rígida religión del Tribunal de Morrowind y el arcaico sistema de gobierno impuesto por la Gran Casa. También aprovechó la amenaza que suponían para las numerosas colonias de Páramo de Vvarden las corruptas divinidades del Tribunal. Se valió de los misteriosos agentes de los Cuchillas y de la corte del rey Helseth en El Duelo para traspasar el poder político de la Gran Casa de Morrowind a los órganos consultivos de Helseth. Asimismo, aprovechó la caída de la ortodoxia del Tribunal para instaurar el culto a los Nueve Divinos y convertirlo en la religión oficial en los distritos de Hlaalu y Páramo de Vvarden.

Hasphat Anabolis explica con sumo detalle el establecimiento del culto a los Nueve Divinos en su obra de cuatro volúmenes "Vida y periodo histórico de los nerevarinos", aunque no acierta a resolver el principal enigma que encierra esta etapa: ¿qué sabía Uriel de las profecías de los nerevarinos y cómo llegó a desentrañarlas? La solución a este misterio, y a otros muchos, se encuentra en la documentación privada del emperador, que se conocerá tras su muerte o cuando se acabe con el secretismo de los agentes de los Cuchillas.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar