Fandom

Elder Scrolls

Un relato de los Pergaminos antiguos

6.316páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Información sobre el libro
ID 000ED03A
Anterior Entre los draugr
Siguiente Una guía del explorador de Skyrim
Valor 20 Peso 1
Autor Quinto Nerevelo
Habilidad
Necesario para
Facción
Localización
T letter.pngras el presunto robo de un Pergamino antiguo de nuestra Biblioteca Imperial, me propuse encontrar algún tipo de lista o catálogo de los Pergaminos antiguos en nuestro poder, para evitar futuras situaciones similares (o cuando menos, poder verificarlas adecuadamente). Para mi consternación, descubrí que los sacerdotes de la Polilla son particularmente imprecisos en lo que respecta a las manifestaciones físicas de los pergaminos, y que no tenían ni idea de cuántos poseían ni cómo estaban organizados. El mero hecho de planteárselo les indujo a la risa, como si le preguntásemos a un niño por qué no hablan los perros.

Debo confesar que mi envidia hacia aquellos que pueden leer los pergaminos crece cada día, pero aún no estoy dispuesto a sacrificar mi vista por los conocimientos que puedan contener. Los sacerdotes de la Polilla más ancianos a los que me dirigí parecían tan enajenados como cualquier viejo que ha perdido el juicio, por lo que no alcanzo a ver qué sabiduría se puede recibir de su lectura.

En cualquier caso, comencé a crear mi propia lista de los Pergaminos antiguos, con la colaboración de los monjes. Día tras día, recorrimos las estancias de sus torres, mientras los monjes me describían la naturaleza general de cada pergamino, para que pudiera anotar su ubicación. Siempre tuve cuidado de no ver sus escrituras, por lo que solo podía contar con su palabra. Meticulosamente, tracé un mapa de las estancias y de dónde se encontraban los pergaminos relacionados con ciertas profecías concretas, o dónde se registraban periodos determinados de la historia. Me llevó casi un año de laboriosa tarea, pero al fin tenía una semblanza básica de toda la biblioteca, para así poder comenzar mi catálogo.

Fue llegado este punto en que las cosas se torcieron. Al estudiar mis notas, encontré muchas redundancias y contradicciones patentes. En algunos casos, distintos monjes afirmaban que el mismo pergamino estaba en extremos opuestos de una torre. Sé que no son dados a la chanza, porque de lo contrario habría sospechado que intentaban burlarse de mí en algún extraño juego suyo.

Cuando compartí mis preocupaciones con uno de los monjes más ancianos, este bajó la cabeza, apenado por el tiempo que había perdido. Tosió al preguntarme: "¿Acaso no te dije, cuando empezaste todo esto, que tus esfuerzos serían baldíos? Los pergaminos no existen en una forma que pueda contabilizarse".

"Creí que querías decir que había demasiados como para contarlos".

"Y así es, pero esa es solo la menor de sus complejidades. Mira los estantes que tienes tras de ti y dime cuántos pergaminos hay guardados en su interior".

Pasé mis dedos sobre los tubos de metal, contando cada borde redondeado que percibía. Me giré y dije: "Catorce".

"Alcánzame el octavo," dijo él, extendiendo su mano.

Guié el cilindro hasta su mano, y él asintió suavemente, indicándome que lo tenía. "Ahora, cuéntalos de nuevo".

Accedí y pasé mis manos de nuevo sobre los pergaminos. No podía creer lo que estaba notando.

"Ahora... ¡ahora hay dieciocho!", exclamé.

El viejo monje se rio, y sus mejillas desplazaron las vendas de sus ojos hasta que se doblaron sobre sí mismas. "Y en realidad", dijo, " siempre han estado ahí".

Fue en ese momento cuando me inicié como el novicio más anciano que jamás haya sido aceptado en el seno del Culto de la Polilla Ancestral.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar