FANDOM



S letter.pnghalidor y Laberintia

Labyrinthdrawing.png

En tiempos modernos, Laberintia alcanzó gran notoriedad por lo acontecido a comienzos de la Tercera Era. Parte del Báculo del caos se recuperó allí, y fue clave en el derrocamiento de Jagar Tharn, que marcó el fin de la etapa del Simulacro Imperial. Desde entonces, el lugar forma parte de la mente colectiva de todos los súbditos del Imperio, y sus ruinas suelen recibir las visitas ocasionales de peregrinos partidarios deseosos de seguir los pasos del Campeón Eterno.

Sin embargo, el origen del nombre de Laberintia es bastante menos conocido.

Estas ominosas ruinas fueron, en origen, un templo dedicado a los dragones. Dicho templo creció hasta convertirse en Bromjunaar, una gran ciudad de aquella época. Se cree que Bromjunaar fue la capital de Skyrim en el momento de máxima pujanza del Culto del Dragón. Los documentos históricos que apuntan a lo contrario son escasos, pero sí que sabemos que los más altos sacerdotes del Culto se reunían en Laberintia para discutir asuntos de gobierno.


S letter.pngin embargo, Bromjunaar acabó en ruinas, como el resto del Culto del Dragón. Así, el lugar permaneció abandonado durante décadas, como recordatorio para los nórdicos de aquellos oscuros años. Las ruinas no habrían de ser utilizadas de nuevo hasta los días de Shalidor.

Shalidor, el archimago, fue famoso durante la Primera Era por sus hazañas. Varios relatos le retratan derrotando a legiones enteras de dwemer sin ayuda, erigiendo la ciudad de Hibernalia con un mero susurro mágico, robando el secreto de la vida a Akatosh y construyendo Laberintia con sus propias manos.

Aunque muchas de las leyendas de Shalidor son hiperbólicas, cuando no totalmente ficticias, aún podemos ver algo de verdad en su relación con Laberintia.

Shalidor abanderó un movimiento que buscaba alcanzar mayor rigor entre los magos y reducir al máximo el uso de la magia entre las clases comunes. A este esfuerzo se le suele atribuir, aunque no sin serias dudas, la creación y establecimiento de las escuelas de la magia, así como la fundación del Colegio de Hibernalia.

En coherencia con esta mentalidad, Shalidor construyó su laberinto en las profundidades, bajo las ruinas de Bromjunaar, con el fin de poner a prueba a los nuevos archimagos. Aunque orientarse en las ruinas de la ciudad destruida no era en sí parte de la prueba, muchos candidatos perecieron en el intento. Shalidor valoraba tanto la valía académica como la destreza práctica, y el laberinto ponía a prueba esta última.


Labyrinthdrawing.png


L letter.pnga Laberintia de Shalidor se compone de dos laberintos que se entrecruzan, formando un patrón de reloj de arena. Así, no es posible completar uno sin salir primero del otro, lo que hace de las únicas instrucciones para la prueba de Shalidor un enigma especialmente misterioso:
Entra dos veces, sal solo una.
La alteración te llevará

a la destrucción.
Solo la ilusión te mostrará
la senda de la restauración.
No conjures,

intenta ser conjurado.

No podemos saber a ciencia cierta cuál era la solución de la prueba de Shalidor, ya que Laberintia no solo fue realmente notoria por el número de aspirantes a archimago que murieron en ella, sino por el gran secretismo de aquellos que salieron con éxito.

Finalmente, Laberintia cayó en desuso y, hoy en día, las instituciones modernas de estudio de la magia la contemplan como un símbolo de épocas más brutales. Las ruinas vuelven a estar vacías una vez más, ocupadas por bestias y rehuidas por los viajeros. Sin embargo, resulta tan probable que las ruinas se hundan en el mar como que su larga historia y su gran legado desaparezcan de nuestra mente para caer en el olvido.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar