Fandom

Elder Scrolls

Tácticas de la unidad combinada en la Guerra de los Cinco Años, Volumen I

6.327páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Información sobre el libro
ID 0001ACD1
Anterior Diario del minero
Siguiente Akavir misteriosa
Valor 5 Peso 1
Autor Codo Callono
Habilidad
Necesario para
Facción
Localización
L letter.pngas legiones pudieron aprender de las tácticas poco convencionales de los khajiitas en la Guerra de los Cinco Años contra Bosque Valen. Me hallaba destacado en el fuerte de la legión Polilla Esfinge, en la frontera cercana a Duna, y pude presenciar de primera mano las numerosas escaramuzas allá en el norte.

La guerra comenzó con la denominada "Matanza de Torval". Según los khajiitas, los bosmer invadieron la ciudad sin que mediara provocación alguna, y acabaron con la vida de unos mil ciudadanos antes de ser expulsados por los refuerzos de una tribu de la selva vecina. Para los bosmer, se trataba de la venganza por el azote de los bandidos khajiitas que asaltaban las caravanas de madera que se dirigían a Bosque Valen.

En la primavera del año 396 de la Tercera Era, la guerra llamó a las puertas del fuerte Polilla Esfinge. Desde la atalaya tuve ocasión de ver parte del conflicto. Más adelante conversé con khajiitas y bosmer que lucharon en la batalla, y así comprendí cómo usan los khajiitas unidades de a pie y arbóreas para ganar la guerra.

Los khajiitas iniciaron la batalla de manera inusitada, mandando destacamentos de cathay-raht taladores y los temidos senche-raht o "gatos de combate" a los alrededores de los bosques de Bosque Valen. Cuando llegó a los bosmer la noticia de que les estaban cortando los árboles (al parecer todo un delito en su extraño credo), enviaron una unidad de arqueros destacada en los conflictos a gran escala del sur. De ahí que los bosmer se vieran forzados a dividir sus fuerzas en grupos más reducidos.

Los arqueros bosmer tomaron posiciones en los árboles que quedaban, cuyas ramas estaban separadas 6 metros o más, lo que dejaba pasar la luz hasta el suelo. Gracias a su magia, los bosmer hicieron del resto de árboles pequeñas fortificaciones para disparar sus flechas.

Cuando a la mañana siguiente llegaron los taladores, media docena de khajiitas cayeron asaeteados por la primera salva de los bosmer. Después, los khajiitas cogieron los escudos que los senche-raht llevaban a la espalda, y los usaron de tosca protección. Los khajiitas, incluidos los enormes senche-raht, se escondieron entre los escudos y uno de los árboles más grandes. Cuando quedó claro que no saldrían de su refugio, algunos bosmer optaron por bajar y enfrentarse con sus espadas a las zarpas de sus rivales.

Cuando los bosmer se aproximaron, uno de los khajiitas comenzó a tocar un instrumento de barras de metal. Era una señal. Un grupo de ohmes antropomorfos y ohmes-raht salieron de unos agujeros disimulados en el suelo del bosque. Aunque eran muchos menos, atacaban por detrás y por sorpresa, por lo que pronto fueron ganando terreno.

Los arqueros bosmer de los árboles habrían ganado la batalla si no hubiesen tenido otros problemas de los que ocuparse. Un grupo de dagi y dagi-raht, dos de las formas menos corrientes de khajiitas que moran en los árboles del bosque de Tenmar, fueron saltando de árbol en árbol ocultos bajo un mágico manto de silencio. Se apostaron en las ramas más altas, las que no soportan el peso de los bosmer. Al dar la señal, y mientras transcurría la batalla a ras de suelo, distrajeron a los arqueros con sus zarpas y antorchas o hechizos de fuego (en este punto difieren los relatos de los dos supervivientes con los que hablé). Unos cuantos arqueros lograron huir, pero la mayoría se dejó la vida en el bosque.

Al parecer, si realmente pudieron mantener ese silencio mágico tanto tiempo, los dagi y dagi-raht tienen un poder mágico superior al que se les atribuye. Uno de los bosmer que sobrevivieron me dijo que había visto gatos corrientes entre los dagi, e incluso llegó a afirmar que son de los denominados "alfiq", que son capaces de lanzar hechizos. Sin embargo, los bosmer son tan poco fiables como los khajiitas, y no llego a creerme que un gato doméstico pueda lanzar hechizos.

Al acabar el día, los khajiitas habían perdido unos seis combatientes de los apenas cuarenta que traían, mientras que los bosmer perdieron a casi una compañía entera de arqueros. Los supervivientes no lograron retirarse antes de la llegada de una segunda compañía de arqueros, y la estrategia volvió a repetirse con similares resultados. Finalmente, se envió un contingente mucho mayor y los bosmer ganaron la batalla merced a la fauna propia de Bosque Valen. En el segundo tomo de la presente crónica relataré esa tercera escaramuza y la respuesta que a ella dieron los khajiitas.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar