FANDOM



A lettertención:

Uno de nuestros soldados vino a verme la semana pasada con una flecha alojada en su pierna que asegura que vino del interior del fuerte cuando patrullaba por las murallas. Cuando las dianas están situadas en el suelo, no hay justificación alguna para que una flecha acabe llegando tan alto. La puntería es una cuestión de precisión, no de fuerza, y no ganamos nada acabando con nuestros propios soldados.

Si vuelvo a ver una sola flecha llegando tan arriba, el responsable se encargará de limpiar las letrinas durante un mes.

Os lo he advertido.