Fandom

Elder Scrolls

Amenaza creciente, vol. II

6.323páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Información sobre el libro
ID 000ED5F5
Anterior Amenaza creciente, vol. I
Siguiente Amenaza creciente, vol. III
Valor 6 Peso 1
Autor
Habilidad
Necesario para
Facción
Localización
A letter.png continuación se relata la historia de Lathenil de Solaria, un refugiado altmer de la isla de Estivalia que llegó a Cyrodiil en los primeros años de la Cuarta Era. En palabras del propio Lathenil, no huyó de las consecuencias de la Crisis de Oblivion en Estivalia, sino más bien de "la tenebrosa sombra de los Thalmor que se cierne sobre mi amada tierra".

Lathenil tenía una presencia muy intensa, por decirlo con gentileza, y algunas de sus acusaciones a los Thalmor parecían rozar la locura. Quizá esa fuera la razón por la que sus fervorosas advertencias y sus críticas abiertas a los Thalmor y el Dominio de Aldmer fueran desatendidas, pero la historia finalmente ha reivindicado, al menos en parte, las afirmaciones de Lathenil.

Praxis Erratuim, historiador del Imperio.


L letter.pngo que ocurrió tras la caída de la Ley de la Torre de Cristal fue muy confuso. Fue como si mi mente se... detuviera sin más. El instinto se impuso, como si mis pensamientos cayeran en un abismo oscuro de desesperación. El tiempo perdió todo su significado, y a día de hoy no recuerdo cuánto tiempo estuve en ese estado. Con el tiempo, una suerte de pensamiento consciente se sobrepuso: ¡la horda daédrica había desaparecido! Se había ido tan súbitamente como había aparecido.


Antes de que mi obnubilada mente comprendiera la conmoción en que se había sumido mi amada isla de Estivalia, antes de que pudiera formular la pregunta, "¿cómo?", allí estaban, vertiendo un dulce veneno en nuestros oídos: los Thalmor. Eran ellos los que nos habían salvado, afirmaban, con una profunda y sutil magia. Fueron sus esfuerzos, sus sacrificios, los que habían impedido la extinción de los altmer.

Ah, pero qué estúpidos fuimos. Queríamos tan desesperadamente agradecer a alguien el fin de nuestros problemas, que nos entregamos a los primeros que aparecieron y reivindicaron la gloria. Con ese simple acto de gratitud, permitimos que el mal penetrase en nuestro hogar y pudriera nuestra antaño noble y distinguida civilización.

Sucedió meses antes de que comenzara a sospechar lo que habíamos hecho. Pequeños pinchazos de intranquilidad comenzaron a enojarme, pero por separado fueron fáciles de ignorar y apartar de mi mente. El exilio del gran mago vidente Rynandor el Audaz fue la duda final que no pude pasar por alto. Veréis, Rynandor fue uno de los pocos que sobrevivieron al hundimiento de la Torre de Cristal. Presencié algunas de sus heroicas y valientes gestas con mis propios ojos. Su liderazgo y su brujería fueron los que hicieron pagar a los daedra el precio de la destrucción de la Torre de Cristal.

Los Thalmor mancillaron su nombre cuando cometió la osadía de hacer públicas sus dudas y cuestionar su papel en el fin de la Crisis de Oblivion en la isla Estivalia. Rynandor cometió el error de hacer caso omiso del "consensus gentium", fiándose más de la lógica y los hechos. Sin embargo, la sagacidad de los Thalmor no permitiría que la verdad se interpusiera en su camino. En cuanto consiguieron influir en la opinión pública para ponerla en contra de Rynandor, lo secuestraron e intensificaron sus esfuerzos para empañar su reputación. Ante la imposibilidad de defenderse de los ataques de los Thalmor, Rynandor fue pronto acusado y exiliado.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar